Puntos negros y espinillas ¿Cómo prevenirlos?

Es más habitual de lo que te imaginas el tener puntos negros y espinillas, y sobre todo, cuando no se tiene un buen cuidado facial. Por eso, vamos a hablarte sobre puntos negros y espinillas, ¿Cómo prevenirlos?

Los puntos negros y las espinillas, cuando salen en el rostro no son para nada estéticos, pero es que además pueden perjudicar tu salud dérmica, sobre todo cuando se infectan o se abultan. Esto te puede generar dolor y alguna visita al dermatólogo.

Lo ideal ante estos casos es optar por una buena prevención ya que así, si no salen no tienes nada que tratar. Pero claro, debes saber cómo hacerlo para conseguirlo. Y si ya tienes, seguramente también conseguirás que se reduzcan considerablemente.

Debes saber que cuando salen los puntos negros y las espinillas, en la mayoría de ocasiones ocurre porque se acumulan impurezas en el cutis que no se limpia correctamente. También se acumula más sebo del necesario provocando lo mismo.

Cuando los poros se rellenan de suciedad, ese relleno es de color blanquecino, pero al oxidarse con el contacto con el aire, la punta de ese poro sucio se vuelve de color negro. Por eso se le llaman puntos negros y cuando los extraes, solo es la cabeza negra y el resto, blanquecino.

También es cierto, que hay ocasiones en que este problema aparece y puede que tengas una buena higiene facial y que tenga más que ver con la genética o con cambios hormonales que estás padeciendo en un momento determinado.

Cuando en lugar puntos negros hacemos referencia a las espinillas, entonces ocurre algo diferente. La acumulación de sebo ocurre con el poro totalmente cerrado (con los puntos negros es abierto).

En este caso, queda como un bulto blanquecino recubierto con la capa de piel, que está inflamado y duele. A veces cuando no tiene nada blanquecino y solo está inflamado, duele y la piel está rojiza, es cuando estamos ante un grano.

La buena noticia es que sin que importe tanto la causa, siempre podrás hacer algo para prevenir que ocurran o disminuir su apariencia. Puedes mejorar el aspecto de tu tez siempre y cuando pongas de tu parte y seas constante en ello.

Los puntos negros

Aunque te hemos hecho una breve introducción sobre los puntos negros, las espinillas y los granos, vamos a explicarte más sobre este tema para que conozcas mejor a tu “enemigo” facial.

Los folículos pilosos se dilatan cuando tienen un exceso de suciedad o sebo para poder abarcar esa sustancia y por eso se convierten en puntos negros. En esas sustancias que se acumulan no solo hay sebo, también pueden haber células muertas y bacterias.

Como te hemos comentado más arriba, al tener contacto con el aire, la sustancia queda oxidada y por eso toma ese color negro. La textura de la cabeza del punto negro también se endurece en comparación con lo que tiene detrás, dentro del poro.

Al convertirse en una especie de tapón la glándula sebácea no puede drenarse bien y se producen inflamaciones y dolor. Como esta zona no está bien limpia, pueden seguir saliendo espinillas, puntos negros, granos y mucho dolor.

Además de la suciedad, la genética o los cambios hormonales, las espinillas y los puntos negros también pueden aparecer por la contaminación del ambiente, el maquillaje y no retirarlo correctamente, etc.

Cómo prevenirlo

Quizá hayas pensado algún día que eso de prevenir no es una opción para ti, aunque en realidad sí puede serlo siempre y cuando seas constante y escojas los productos adecuados para poder hacerlo.

Es fundamental que para ello, tengas en cuenta cuál es tu tipo de piel y así, saber exactamente cuál es el tipo de cuidado que requiere en cualquier caso. Prevenir y tratar los puntos negros y espinillas no siempre es sencillo, pero la buena noticia es que no tiene por qué ser imposible.

Aunque si no haces las cosas bien, podrías incluso empeorar tu condición de la piel. Por supuesto, para tratar y prevenir no solo basta con escoger un producto y echártelo cuando te acuerdas, nada más lejos de la realidad.

Es fundamental que seas constante en su uso y que lo incorpores a tus rutinas diarias de limpieza y cuidado facial. Así mismo, tendrás que limpiar tu rostro todos los días por la mañana y por la noche para evitar que los poros se llenen de suciedad.

Pero además de esto, una vez o dos por semana es imprescindible que también exfolies tu rostro con un exfoliante químico o físico (el que te venga mejor) para asegurarte de que realmente todos los poros están sin taponar.

De esta manera y con mucha constancia podrás tener poco a poco un rostro más saludable y con mejor aspecto. Sin puntos negros con riesgo de que se infecten y tampoco granos y espinillas abultadas que duelen y duran días e incluso semanas que se reduzcan.

También es fundamental que si te maquillas el rostro nunca vayas a dormir sin desmaquillarte. Que lo hagas una vez no tiene por qué pasar nada, pero cuando lo haces de manera habitual, entonces sí puedes comenzar a tener problemas dérmicos en el futuro.

Es fundamental que antes de meterte en la cama elimines el maquillaje por completo. Primero usa un buen desmaquillante y luego acaba la limpieza con tu agua micelar de confianza así como con un buen tónico facial que cierre los poros.

En este sentido, es necesario que sigas una buena rutina de limpieza y cuidado facial para prevenir los puntos negros y espinillas, y que además lo hagas todos los días, sin excepción. Si no sabes cómo tiene que ser una buena rutina, sigue los siguientes pasos:

  • Desmaquilla tu rostro (siempre que vayas maquillada)
  • Realiza una limpieza facial (todos los días tanto por la mañana como por la noche)
  • Exfolia tu rostro (una o dos veces por semana)
  • Usa una mascarilla facial (una o dos veces por semana y que no coincida con la exfoliación)
  • Usa el tónico facial (todos los días tanto por la mañana como por la noche)
  • Aplica el contorno de ojos (todos los días tanto por la mañana como por la noche
  • Usa el sérum (todos los días tanto por la mañana como por la noche)
  • Aplica la crema hidratante (todos los días tanto por la mañana como por la noche)
  • Que no se te olvide el protector solar (durante el día)

Teniendo todo esto en cuenta y siguiendo de manera constante y estricta una buena rutina de limpieza y cuidado facial, te podemos asegurar que esos puntos negros y espinillas irán desapareciendo.

Además, si utilizas en los cosméticos de tratamiento, productos que te permitan luchar contra este problema dérmico, aún será más rápido no solo prevenirlo, si no también acabar con aquellos que ya tienes.

Lee más: Cómo exfoliar la piel del rostro

Qué más puedes hacer

Además de todo lo comentado más arriba, es fundamental que tenga en cuenta algunos aspectos que puedes hacer para aumentar la probabilidad de evitar su aparición en tu rostro.

Lo primero que debes tener en cuenta en ese caso, es que nunca, bajo ninguna circunstancia explotes un grano o intentes sacar el punto negro con tus propias manos. Esto, aunque no te lo creas, te causará más inflamación.

Pero es que además de la inflamación, al mover la suciedad con las manos por el rostro en un intento de eliminarla y sacarla de tu piel, las bacterias y las impurezas las estarás repartiendo por otras zonas de tu rostro.

¿Y cuál es el resultado? Que tendrás más puntos negros y espinillas por el resto de la cara.

Pero además de todo lo comentado hasta aquí, también es fundamental que los productos que uses sean de calidad. Puedes usar cepillos de limpieza facial para que así, sea más fácil extraer la suciedad de los poros.

Por otra parte, también existen remedios caseros para acabar con este problema, como hacer ungüentos de clara de huevo, por ejemplo. Aunque también tenemos que advertirte que los remedios caseros no son tan eficaces como los productos comerciales que se adaptan a tu piel y características.

Algunos puntos que debes tener siempre en cuenta para prevenir los puntos negros y las espinillas son los siguientes:

  • Aplica mascarillas que estén diseñadas exclusivamente para tratar los puntos negros y las espinillas.
  • No utilices cosméticos que al aplicarlos haya la posibilidad de obstruir los poros.
  • Regula la producción de sebo en tu rostro
  • Limpia todos los días por la mañana y noche tu rostro con los productos adecuados (solo con agua y jabón no es suficiente)
  • Si sueles maquillarte debes desmaquillarte correctamente
  • Nunca te vayas a dormir con maquillaje
  • Cuando enjuagues tu rostro hazlo siempre con agua tibia pero acaba con agua freía para sellar y cerrar los poros
  • Que nunca te falte el exfoliante facial una o dos veces por semana
  • Sé constante en tus rutinas de cuidado y limpieza facial

Teniendo todo esto en cuenta podrás ser todo un experto en:  puntos negros y espinillas ¿Cómo prevenirlos? Además, evitarás el envejecimiento prematuro y tendrás una piel facial mucho más radiante y bien cuidada durante mucho tiempo. Porque no todo es estética, también es salud.

Maria Jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Exfoliante facial de Mercadona: mi experiencia

jue May 20 , 2021
Siempre que paso por el pasillo de Mercadona donde tienen los cosméticos, no puedo evitar pararme y mirar si hay alguna novedad o algo interesante que me parezca con buena relación calidad precio. Por eso, quiero hablarte sobre el exfoliante facial de Mercadona: mi experiencia. No puedo negar que si […]