Cómo hacer una mascarilla de pepino casera

A muchas personas les gusta disfrutar de la cosmética natura por los beneficios que aporta. Por eso, vamos a hablarte sobre cómo hacer una mascarilla de pepino casera. Los resultados si eres constante estarán garantizados.

Aunque tenemos que advertirte que la cosmética casera no igual de eficaz que la cosmética comercial. Esto significa que deberás tener paciencia porque los resultados tardarán bastante más tiempo en llegar.

Te vamos a explicar una receta sencilla para que hagas en poco tiempo y además con ingredientes que seguro que tendrás en casa. No necesitarás muchos recursos y no tendrás que ir a la tienda para obtener resultados dérmicos.

Las mascarillas de pepino te ayudarán a tener un cutis más hidratado, suave y a refrescarlo con ingredientes totalmente naturales. De hecho, a las personas les gusta este tipo de recetas porque saben exactamente lo que llevan.

Al ser todo natural y echar tú mismo/a los ingredientes, no tendrás que arriesgarte a usar en tu dermis ningún producto dérmico o que te podría causar algún tipo de daño. Los resultados no son inmediatos, pero si eres constante seguro que podrás verlos en poco tiempo.

Existen muchas formas de hacer mascarillas de pepino, pero te explicaremos la más sencilla para que puedas hacerla y usarla hoy mismo.

Antes de segui, queremos comentarte que lo ideal es que hagas la cantidad de mascarilla que necesites para una vez, de esta manera no se deteriorarán sus propiedades. Aunque si te sobra sustancia puedes guardarla en la nevera.

Con el frío de la nevera la sustancia te podrá aguantar con sus propiedades intactas algunos días. Aunque si ves que su color, olor o textura ha cambiado, lo mejor es que deseches esa mascarilla casera y hagas otra.

Te saldrá más económica que comprarla comercial, por lo que, aunque es mejor que hagas poca cantidad, al ser fácil y rápido, si tienes tiempo, podrás hacerlo sin problemas.

Beneficios del pepino para tu dermis

El pepino es un alimento ideal para tu dieta, hidrata y tiene muchas propiedades para el organismo, pero también lo tiene para tu cuidado facial. Quizá te venga a la mente a esa mujer de los anuncios en un spa con rodajas de pepino en los ojos.

Es normal, el pepino se ha utilizado a lo largo de la historia de la cosmética natural y es más que probable que tus antepasados lo utilizasen antes de que hubieran estos productos faciales comerciales.

Tiene grandes ventajas para el cuidado dérmico que no podemos pasar por alto… de hecho, muchas mascarillas y cosméticos comerciales lo usan entre sus ingredientes gracias a todas sus ventajas.

Las ventajas que más destacan en cuanto al cuidado dérmico son las siguientes:

  • Aporta sensación de frescor
  • Es eficaz para reducir las ojeras
  • Desinflamar las bolsas de los ojos
  • Tiene propiedades antiinflamatorias para la piel
  • Nutre e hidrata en profundidad
  • Reduce los signos del cansancio
  • Reducir las espinillas y los granos
  • Si tienes cicatrices o manchas las minimiza
  • Regenera la dermis dañada por la exposición solar

Todo eso lo consigue una sola verdura: el pepino. Pero es que además cuenta con fibra, vitaminas, potasio y una gran cantidad de agua. Todo esto lo convierte en un ingrediente ideal para una mascarilla perfecta para ti.

En resumidas cuentas debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Oxigena y desintoxica el cuerpo, el cabello, el rostro… y si se aplica como mascarilla también tiene las siguientes propiedades:
  • Reduce los eccemas de la piel que están provocadas por alergias o enfermedades víricas
  • Es un potente tratamiento antioxidante y te protege de los agentes externos dañinos, teniendo una dermis mucho más protegida
  • Relaja la dermis por lo que también mejora tu bienestar emocional, sirve como terapia anti estrés.
  • Si tienes quemaduras leves a causa del sol, alivia y refresca (y es aún más efectivo si lo combinas con aloe vera o aguacate natural)

Al ser rico en silicio actúa activamente contra los signos del envejecimiento ç

Cómo usar el pepino correctamente

Como con cualquier otro ingrediente natural, para poder sacarle el máximo partido es fundamental que sepas cómo utilizarlo correctamente en una mascarilla. Es muy sencillo pero lo debes tenerlo bien claro.

Lo primero es que tu rostro esté totalmente limpio y seco. Para ello, lava tu rostro y después aplica agua micelar para dejar tu cara aún más limpia. Así eliminarás toda la suciedad, impurezas o restos de maquillaje que puedas tener.

Después, si tienes el pelo largo, recógelo para no mancharte. Puedes también ponerte una diadema para que no te caiga pelo en la cara mientras estás aplicando la mascarilla. Evitarás el engorro de apartar el pelo o de que se ensucie.

Cuando te apliques la mascarilla, es fundamental que apliques la misma cantidad en cada zona de tu rostro. De esta manera, actuará de la misma forma en todas partes, y no hará más efecto en una zona y no en otra.

Una vez que te lo hayas aplicado, deberás dejar que actúe el tiempo suficiente para que haga efecto. Cada mascarilla tendrás que dejarla un tiempo diferente, en este caso, con la de pepino, puedes dejarla unos 45 minutos.

Lo ideal es que repitas el proceso de la aplicación de la mascarilla una o dos vez por semana. Es la cantidad necesaria para que mantengas el rostro bien cuidado y saludable.

Por supuesto, para tener el buen cuidado facial necesario no basta solo con limpiar y aplicar la mascarilla una o dos veces por semana. De hecho, los pasos para una buena rutina de limpieza y cuidado facial son las siguientes:

  • Limpieza facial 8con agua micelar, leche limpiadora o aceite limpiador por ejemplo. Cada mañana y noche)
  • Exfoliación facial (una o dos veces por semana)
  • Mascarilla facial (una o dos veces por semana pero que no coincida con la exfoliación)
  • Tónico (mañana y noche)
  • Contorno de ojos  (mañana y noche)
  • Sérum  (mañana y noche)
  • Crema hidratante  (mañana y noche)
  • Protector solar (de día)

Con estas rutinas conseguirás un rostro bien cuidado y saludable todo el tiempo. La mascarilla es un extra o un complemento que debes incluir una o dos veces por semana para obtener mejores resultados.

Receta para hacer tu propia mascarilla facial de pepino

Vamos a darte una receta que es fácil de hacer y que te servirá para poder reducir las bolsas de tus ojos, las ojeras, para hidratar tu dermis, equilibrar el sebo, evitar el envejecimiento prematuro, aumentar la hidratación facial.

También te permitirá disminuir el acné, mejorar tu mirada cansada, acabará con las impurezas… son todo ventajas y si eres constante las notarás cada una de ellas.

Lee más: Las 5 mejores mascarillas faciales

Mascarilla de pepino casera

Para realizar esta receta de mascarilla de pepino casera debes saber que no debes colocarla en los ojos. De hecho, mientras esperas puedes cortar dos rodajas de pepino y ponértelas en los ojos, pero la mascarilla no es para aplicártela en ellos.

Si mientras esperas a que la mascarilla haga su efecto te pones las dos rodajas del vegetal en los ojos, te sentirás más relajado/a, y al mismo tiempo disminuirás las bolsas de tus ojos, las ojeras o las rojeces que tengas en esta zona.

Qué necesitas

  • Medio yogur natural sin azúcar
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • Medio pepino cortado a trozos
  • 2 cucharadas de miel
  • Copos de avena (opcional)
  • 1 bol
  • 1 batidora
  • 1 cuchara de madera
  • 1 bote hermético con tapa

Cómo realizarlo

Para realizar esta mascarilla es tan fácil como echar todos los ingredientes en el bol y triturarlo con una batidora hasta que te quede una pasta homogénea. Tendrá que tener un tacto espeso y denso.

Si te queda muy líquida puedes utilizar copos de avena y triturarlos con la batidora para que te quede una consistencia más apta para la mascarilla. Además, la avena junto con el azúcar moreno te ayudará a tener un efecto exfoliaste muy agradable. Mételo en el bote hermético.

Cómo aplicar la mascarilla

Una vez que ya tienes la mascarilla hecha con la densidad correcta, tendrás que aplicarla en tu rostro y cuello (previamente limpios y secos). Pon las rodajas de pepino en tus ojos y espera entre 20 y 45 minutos (dependiendo del tiempo que tengas disponible).

Una vez transcurridos el tiempo, retira la sustancia con agua tibia hasta que te quede el rostro totalmente limpio. Después seca con un disco de algodón.

Sigue con tus rutinas de cuidado facial y disfruta de cómo te ha quedado el rostro.

Una gran alternativa: Nezeni Mascarilla Vitamina C Rostro

Aunque si eres de las personas que no tienen mucho tiempo, entonces no te puedes perder esta alternativa que me encanta porque no me falla y los resultados son inmediatos. Me refiero a la mascarilla con vitamina C de Nezeni Cosmetics.

Contiene ingredientes naturales, no contiene parabenos, ni sulfatos, ni irritantes de ningún tipo. Es un producto que cuida tu rostro como si fuese una mascarilla casera pero con resultados instantáneos.

La puede utilizar tanto hombres y mujeres y es apta para cualquier tipo de piel. Tiene propiedades antioxidantes y te ayudarán a mejorar la hidratación de tu rostro, luchará contra los signos del envejecimiento y conseguirás un cutis matificado y saludable.

Ahora que ya sabes cómo hacer una mascarilla de pepino casera y mi alternativa mejor, ¡no tienes excusa para tener un rostro maravilloso!

Maria Jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Cómo hacer una mascarilla para eliminar los puntos negros

vie Abr 16 , 2021
Los puntos negros son un mal de muchos y a nadie le gusta tenerlos y menos, en la cara. El rostro es lo que mostramos al mundo y los puntos negros nos afean demasiado. Por eso, vamos a explicarte cómo hacer una mascarilla para eliminar los puntos negros. Los puntos […]